¿Qué es la movilidad urbana sostenible?

Cambios de mentalidad

La humanidad ha tenido en las últimas décadas algunos cambios vertiginosos. Cambios de metas, de tecnologías, de saberes, de gustos y de formas de pensar que nos han puesto ante un futuro con muchas más incertidumbres y esperanzas. Uno de esos cambios está referido a la conciencia ambiental. Por suerte, ahora tenemos mayor preocupación por la relación que establecemos con la naturaleza y nos inquieta la condición del planeta que heredemos a nuestros hijos y nietos. La disminución del consumo, el reuso y el reciclaje, y la compra con conciencia son algunas de esas nuevas prácticas que implementamos para cuidar el ambiente.

La movilidad urbana sostenible

La movilidad urbana sostenible es una de esas nuevas prácticas con la cual la humanidad intenta preservar el planeta. Esta consiste en disminuir el impacto, llamado también huella ecológica, que la movilización o el transporte ocasiona en el ambiente. Es evidente que todo tipo de transporte, sea este cual sea, contribuye con la degradación del ambiente, tanto en emisiones de CO2 como en consumo de combustibles fósiles. Sin embargo, la idea de disminuir ese impacto, sin por ello sacrificar eficiencia, seguridad y comodidad, es la meta a la cual se han empeñado científicos, empresas y sociedad en general. Lograr un medio de transporte que esté en armonía con el medio ambiente es uno de los grandes sueños de la humanidad.

Una necesidad urgente de cambio

La necesidad de disminuir la contaminación en las ciudades ha hecho que los gobiernos comiencen a interesarse por el tema y pongan en práctica algunas políticas al respecto. Cada vez más va en aumento la cantidad de automóviles en relación con el número de habitantes y esto hace que el smog y los problemas de movilidad se acrecienten. Por dar un ejemplo tomado de Ágora, en América Latina el número de vehículos supera la cifra de 230 por cada 1.000 habitantes, y Argentina, Brasil y República Dominicana supera el promedio, pues las estadísticas arrojan una cifra superior a los 300. Esta situación no puede continuar así pues la vida sería insoportable. De allí la necesidad de encontrar una pronta solución con un modelo distinto de movilidad urbana, que sea sostenible y amigable con el ambiente.